17 de enero de 2011

BLUE SUEDE SHOES



FLEET FOXES. MYKONOS

durante un tiempo
salí con una dependienta de
una zapatería. siempre salía tarde.
a veces, cuando cerraban, la esperaba dentro
mientras pasaban la mopa,
por no estar bebiendo cervezas como un bobo,
solo, en el oxford café .

sé distinguir si un zapato es de piel,
serraje, nobuk, ante.
incluso diferencio de un vistazo
francesitas, merceditas, bailarinas,
babuchas, chinelas.
cuñas, plataformas, tacones
de aguja, cubano, Luis XV.
creo que es bastante para ser heterosexual.

lo que nunca aprendí es
a calzarme unos zapatos
y
empezar a andar en la dirección
correcta.

poema incluido en el nº 80 de LA BOLSA DE PIPAS                                          

5 comentarios:

Asun dijo...

No te preocupes que a todos nos pasa, y cuando son nuevos los zapatos casi siempre nos dejan huella.
Besos y abrazos desde la roqueta.

Céfiro dijo...

De pequeño no sabía hacer el nudo en las zapatillas y recuerdo que cuando se me desabrochaban durante el recreo buscaba a una chica -Rebeca se llamaba- que gustosamente se agachaba y me hacía el nudo. Hoy que ya sé hacérmelo aún me gusta que se agachen y me lo hagan.

juanillo dijo...

como ya decía nancy sinatra: these boots are made for walkin`.
P.d.: yo no se si mi mirada es sucia, pero el cefiro siempre oculta algo detras de sus palabras, verdad?¿tu, que opinas?

tronquito magdaleno dijo...

Asun, muchas gracias por pasarte por mi zapatería. tendremos que llevar los zapatos a la horma.

Céfiro, tu comentario tiene visos de poema.

Juanillo, gran canción. esta no nos vale para nuestros domingos de suicidio y, sí, tu colega siempre oculta algo, pero el que nace escorpión...

juanito dijo...

Yo soy más de zapatillas, los zapatos siempre los he visto un poco fascistas, tan apretados..