14 de mayo de 2011

EVA EN AMÉRICA, de JOAN PAYERAS

los poetas malos, decimos que los premios de poesía están amañados, porque sabemos que nunca ganaremos uno, pero el poemario "Eva en América", del mallorquín Joan Payeras, premiado con el premio de poesía José Luis Hidalgo 2010 y editado por quálea editorial, es, seguro, una excepción.
pensé que mi poesía tenía más cosas en común con la poética de Payeras, pero estaba equivocado, nos separa principalmente una cosilla, sin importancia: él es bueno.

precioso libro en el que Payeras te invita a subir a un chevrolet y vagar por carreteras polvorientas y moteles con sábanas que rascan. muy bueno, con la única pega, por poner una, la brevedad del poemario, algo normal por lo demás en los premios de poesía.
dejo un poema sin el permiso del autor, que esboza perfectamente el alma del libro

GÉNESIS

Eva termina de arreglarse
en el lavabo del motel.

Adán mira en silencio las maletas,
luego el coche aparcado,
la carretera solitaria
y el color de la arena
que se extiende hacia el horizonte.

El paraíso en carne viva
está esperando.


blog de Joan Payeras AQUÍ

4 comentarios:

MA dijo...

Tú tienes cosas más (o al menos tan) buenas como esta; no todas, claro.

Rufino U. Sánchez dijo...

Vas de víctima, dices que no eres tan bueno para que te doremos la píldora, pero me niego a decirte que tu poesía es buena. Lo único que voy a hacer es exigirte que sigas escribiendo.

Un abrazo.

Pd: y ahora me voy de tu blog al de Payeras.

pringaud dijo...

me has pillado, rufino.

en serio, MA, de vez en cuando me suena la flauta, pero leer libros como este es un ejercicio de humildad terrible

besos a los dos

Juan Payeras dijo...

Gracias por incluirme en tu sitio, amigo pringaud, y por las palabras exageradas. No soy, desde luego, mejor poeta que tú, de eso estoy seguro. Sólo un tipo con suerte que está buscando algo. Cuando lo encuentre, quizás llegue a ser un escritor aceptable.

Y por cierto, un día hablamos con calma de los premios, si te apetece. Mucha tela que cortar pero una cosa segura. Algunos (pocos) son inmaculados. Doy fe.

Y conste que este blog, en muchas ocasiones, desmonta tu discurso humilde.

Un fuerte abrazo.