16 de mayo de 2011

SANDALIO SEISDEDOS

 poema de Sandalio Seisdedos (Valladolid, 1952-1997), poeta, limpiabotas y mimo ignorado por la crítica y muerto en la indigencia


PASEANDO POR LA MENTE DE MI AMIGO A. NORMAL

Un poema debe ser sencillo como las vacaciones de la clase media
Juan Carlos Mestre

¿dónde estás?
   oigo tu voz mas no te veo

EL HUMO
EL HUMO
     entre tanto humo
               *****************************************************                   maldito poeta  
               * encerrado                                                  *               que escribe un sólo poema
               * entre tanto humo                                        *               cada verano
               * aprisionado por las paredes de un muro     *
               * muro letal de brea sin mar                          *                                                      
               ***********************************
andas cerca
                       lo sé
te intuyo, pero el humo... este maldito humo
me aleja de tu boca constrictor                                                                    
HUMO entre el humo emparedado                                                            
Arrepentido de haber desmenuzado el valor Y no sé
recomponerlo de nuevo a la forma de rombo que anuncia lujuria

    llega el viento de tu verbo indolente y con él, la caballería
                                                             tititititirititi, tititititiriti 
al rescate de tus nuevas nadas  

entre el humo asfixiado bajo un tabardo sucio
                     raído
por las mentiras del broche imposible de tu sostén
seguro de mi muerte dejo como epitafio
caricias perdidas en tus tetas
que chisporrotean como peta zetas y
unos versos mugrientos con roña detrás de las orejas

entre el humo puedo buscarme a mi mismo
de nuevo
pero ser reversible me sentencia a estar vacío
siempre
              vacío o lleno de humo

Te maquillas al oir las primeras balas silbar Huyes
Bajo la basura olvido la cartera y las llaves
Me embarranco en la calle llena de humo la gente me mira
con sus ojos vacíos
              vacíos o llenos de humo

2 comentarios:

Antoine Lamarck dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho.

Da gusto pasarse por aquí, en cuando te descuidas te encuentras joyas como esta.

¿tiene algún poemario o libro publicado?,
este tío tiene que ser realmente bueno, solo los mejores tienen el privilegio de que les ignore la crítica.

Ciao.

pringaud dijo...

Antoine, y tan bueno que no existe. lo que pasa es que me parecía tan raro / malo / ridículo que opté por inventar un alter ego, que me lo quedo por la sonoridad del nombre

gracias