2 de mayo de 2011

versión mejorada

HOLA, MAMÁ

Hola mamá, ¿qué tal todo?, ¿papá, como siempre
encerrado en sus cuadros? Dale un beso.
Tú, cansada, siempre preocupada por todos; no
descansas. Al final no cumplí ponerte una criada.
El fútbol no era lo mío. Con la de barro que tuviste
que limpiar para nada.
¿Yo? tirando. Sí, como de todo aunque me veas
tan delgado. Ya no soy el niño de Biafra que te
quitó media vida vomitando hasta el zumo
de naranja.
El trabajo, bueno, tragando mierda, pasando
frío y cogiendo peso. No te hice caso. Haber
estudiado. Sigo con barba, sí, ya sé que estoy
más guapo afeitado, pero así no resaltan
tanto mis cejas que parecen dos gatos acostados.
La casa, bueno, no sé si limpia pero arreglada
y decente. Planchar no plancho, no me importa ir
arrugado. ¿Cómo te voy a llevar la ropa? Ya me
las apaño.
Da un beso a mis hermanas, otro a mis sobrinos.
Y a la abuela. Ya me vale, soy tan despegado.
Pero dime, sigo siendo tu niño, ¿verdad?
Recuerdo todos los días cómo pasabas rascándome
horas la cicatriz. Ya ves, con todo lo que has hecho
por mí y de eso es lo que más me acuerdo.
Nada más, mamá. Simplemente hoy te
necesitaba. Un día de estos me paso. Lo juro
da un beso a papá, a ver si sale de los cuadros.

este poema pertenece al libro de culto "Versos en el desierto"
mi colega Céfiro ha perpetrado una versión del mismo para el primer domingo de mayo.
y yo, prometo estarle agradecido

Hola mamá, ¿qué tal todo?, ¿papá, como siempre
enterrado en sus ajos, no? Dale un beso.
Tú, cansada, siempre preocupada por todos; no
descansas. Al final no cumplí ponerte una criada.
El fútbol no era lo mío. Y del ping pong no se vive.
Con la de barro que tuviste que limpiar para nada
y el porculo que di con las pelotitas.
¿Yo? tirando. Sí, como de todo aunque me veas
tan delgado. Ya no soy el niño que te quitó
media vida dando guerra desde que me levantaba
sin querer probar bocado de nada.
El trabajo, bueno, tragando mierda, al menos no paso
frío ni cojo peso. No te hice caso. Haber
estudiado unas oposiciones. Sigo con barba, sí,
ya sé que estoy más guapo afeitado, pero ya sabes
que nunca soporté la tersura del rasurado.
La casa, bueno, no sé si limpia pero arreglada
y decente. Planchar no plancho, pero me las ingenio
para no ir muy arrugado. ¿Cómo te voy a llevar la ropa?
Ya me las apaño.
Da un beso a mis hermanos, otro a la abuela.
Ya me vale, soy tan despegado.
Pero dime, sigo siendo tu niño, ¿verdad?
Recuerdo el día que te quedaste viéndome llorar
por encima de la tapia del recreo, toda la mañana.
Ya ves, con todo lo que has hecho por mí
y de eso es lo que más me acuerdo.
Nada más, mamá. Simplemente hoy te
necesitaba. Un día de estos me paso. Lo juro.
Da un beso a papá, a ver si sale de entre sus ajos.

gracias, me ha hecho mucha ilusión.
blog del Céfiro AQUÍ

Y Antoine Lamarck, desde su blog "DESDE UN LUGAR PERDIDO" se suma a este juego con una versión donde la emoción y el sentimiento están muy latentes

Hola mamá, ¿qué tal todo?, por aquí papá
esta aprendiendo a usar Internet, no te preocupes le hago llegar tus besos,
Tu, siempre preocupada por todos,
ahora descansas. No tuve tiempo de ponerte una criada.
El fútbol no era lo mio. La de parches en el chándal que tuviste
que coser para nada.
¿Yo? tirando. Si, como de todo aunque me veas
tan delgado. Sigo siendo como aquel niño pequeño
que siempre repetía plato
si había lentejas.
El trabajo, bueno, tragando mierda, pero
solo es trabajo. Tu siempre decías:
No todos van a ser abogados.
Ahora tengo barba, sí, ya sé que estoy
más guapo afeitado, pero ya me conoces,
soy bastante dejado.
La casa, bueno, no soy yo el que mas limpia
pero arreglada y decente. Planchar no plancho, mas que
las camisas, no soporto llevarlas arrugadas. ¿A quien
le voy a llevar yo la ropa? Ya me
las apaño.
Besos de parte de mis hermanas, los abuelos
y tú marido. A mi ya me vale, desde que no estas,
me he vuelto tan despegado.
Pero dime, sigo siendo tu niño ¿verdad?
Recuerdo tantas noches en las que me puse "malo" y tú
siempre estabas a mi lado, es tanto lo que
has hecho por mí, que no lo puedo olvidar.
Nada más mamá. Simplemente hoy te necesitaba, ayer
me pase por el cementerio, a llevar
un centro de flores, como cada año.
No te preocupes, ya le doy yo
el beso a papá de tu parte, ahora que
se nos ha vuelto internauta.

Su blog se esconde Aquí

5 comentarios:

Kris Kelvin dijo...

Magnífico

Céfiro dijo...

A todos nos gustaría haber escrito este poema. Creo que es el mejor halago que se puede decir de él. El juego continúa...

MA dijo...

Yo tambien quiero jugar:

Hola mamá, ¿qué tal todo?, ¿papá, como siempre,
refunfuñando? Dale un beso.
Tú, cansada, siempre preocupada por todos; no
descansas. Al final no cumplí lo de tener una criada.
Acertaste, los estudios era lo mío. Con la de puntadas que tuviste
que dar para esto.
¿Yo? tirando. Sí, como de todo, aunque me veas
tan delgada. Ya no soy la niña de Biafra que te
quitó media vida derramando la leche cada mañana.
El trabajo, bueno, bastante cómodo, aguantando
niños y cogiendo peso. Te hice caso. Estudia, estudia.
Sigo delgada, sí, ya sé que estoy
más guapa rellenita, pero así no me van
los trapitos de Stradivarius.
La casa, bueno, no sé si limpia pero arreglada
y decente. Cocinar, no cocino, no me importa ir
de precocinados y ensaladas. ¿Cómo me voy a llevar tapers? Ya me
las apaño.
Da un beso a mis hermanos, otro a mis 2 sobrinos.
¿Qué ya son 3? Ya me vale, soy tan despegada.
Pero dime, sigo siendo tu niña, ¿verdad?
Recuerdo como pasabas los días cosiendo, para pagar cuatro cosas.
Ya ves, con todo lo que has hecho
por mí y de eso es lo que más me acuerdo.
Nada más, mamá. Simplemente hoy te
necesitaba. Un día de estos me paso. Lo juro
da un beso a papá, a ver si deja de gruñir.

pringaud dijo...

Kris, me alegro que te haya gustado

MA, gracias por jugar y seguir mejorando el original. seguro que los niños están en buenas manos contigo.

Rufino U. Sánchez dijo...

Me gustan los cuatro. Yo no sería incapaza de plasmar tanto sentimiento como Antoine pero hay cosas que no son de cuentos.