17 de marzo de 2012

CARTA A RAJOY

Estimado Sr. Rajoy:

Primero, quiero que sepa que estoy en contra de la persecución a la que está siendo sometido, creo que todo el mundo tiene derecho a que se le dé un tiempo para demostrar su valía. Además, me solidarizo con usted, pues yo también tengo barba, tendencia a hablar a destiempo y meter la pata y creo que todas las personas con su misma orientación sexual deben tener los mismos derechos que los heterosexuales.

Dicho esto, quisiera que sepa que desapruebo su reforma laboral que sólo favorece al que más tiene. Me gustaría exponerle mi caso particular.
Mi jefe me está buscando las vueltas desde que un compañero y yo le denunciamos por debernos cuatro meses de sueldo en el 2010. Me sanciona, me quita dinero... todo está recurrido en los juzgado y todas las sentencias a mi favor. Incluso me despidió en septiembre del 2011 y gané el juicio. Me tuvo que readmitir. Me debe septiembre del 2010, 16 días de septiembre del 2011, la diferencia del sueldo del paro a mi sueldo real de cinco meses. A día 17 de marzo no nos ha pagado, etc. Lo último es que, gracias a usted, nos ha cambiado los turnos a turno partido. No ha generado empleo como es su intención, Don Mariano, pues seguimos los mismos empleados y hay la misma carga de trabajo, pero es una manera, un paso más para fastidiarnos.
Esto nos supone un gran trastorno que a la empresa no beneficia en nada pero, ahora tengo ahí unas horas donde mi hija pequeña no tiene con quien estar cuidada. Es que mi mujer trabaja. Sí, ya sé que usted piensa que debería estar en casita limpiando y educando a mi vástago, con las zapatillas a la puerta cuando yo llegue del trabajo para mantenerla, pero los sueldos bajos nos obligan a ello.
Ahora, gracias a usted, le repito, me tengo que gastar dinero, el poco que tengo pues me ha bajado el sueldo con total impunidad, en pagar a una chica para que me cuide a la niña un par de horas al día. Se lo digo abiertamente, la pagaré en negro, no puedo darle de alta en la seguridad social. Aparte de gastar el doble de gasolina en trayectos casa/trabajo/casa, con lo que ha subido. Además, el gobierno de mi comunidad, del mismo partido que el suyo, ha instaurado el centimazo sanitario, lo cual no estaría del todo mal si en realidad no fuesen 4´8 céntimos que no van a parar a los servicios médicos.
El caso de mi compañero es aún más grave, pues es gallego, como usted, y no tiene familia a la cual recurrir en un caso extremo. Mi otro compañero tiene tres hijos, a ver cómo se las arregla, pero ese caso es especial, que se joda, pues le votó a usted siendo un obrero de mierda como yo.

Por eso me gustaría pedirle una ayuda, pero no de dinero, pues no creo en eso porque mucha gente se aprovecha y lo utiliza en otras cosas, prefiero en que me ayude dándome un sevicio y, ya que supongo que usted predica con el ejemplo y sus ideas las lleva a cabo, venga su mujer a cuidar a mi hija, sólo son un par de horas, nada más, para conciliar la vida familiar y laboral. En caso que no pudiera por cualquier motivo, dado que está a favor de la jubilación tardía, pueda venir a hacer de canguro, no sé, ahora mismo se me ocurre su puta madre.

portada del nº21 de fanzine ramalazo

3 comentarios:

Céfiro dijo...

A mí se me ocurren otros pero están muertos.

Anónimo dijo...

se puede decir mas alto, pero no mas claro

STERKI dijo...

Mi más sincera coincidencia. Gente como tú me reconforta con el ser humano.