19 de junio de 2013

que se mueran las viejas

empieza la promo de mis impermeables, aquí una grabación de mi ya mítico que se mueran las viejas (que meriendan churros en la chocolatería el castillo) gritado en, precisamente, la chocolatería el castillo, y es que siempre el asesino regresa a la escena del crimen.



 QUE SE MUERAN LAS VIEJAS



Que se mueran las viejas que meriendan
churros en la chocolatería El Castillo,
que mueran las momias enjoyadas con
las mejillas pintadas de un chillón más vivo que ellas,
que las palmen y

sus nietas hereden las perlas y las cuentas
corrientes y se compren vestidos de pasarela y
lencería fina y se vayan de viaje a Roma y a Mikonos
y a Ibiza y se compren un Mini negro con rayas blancas
y llenen sus armarios de zapatos y de bolsos y contraten
un personal trainer y adopten un perro lamecoños y
se operen las tetas y se hagan liposucciones

y

cansadas,
regresen a esta ciudad en la que quema el asfalto, hay sitio donde
aparcar en las tardes inertes de agosto y

busquen a los poetas pobres - pobres poetas -
que no se pueden ir de vacaciones a la playa,
que les exijan catorce metáforas de media
para llenar el vacío del alma.
Empezaremos con la postura de la abeja,
susurrando versos robados a Pedro Andreu.

Y AQUÍ, unos poemas míos, entre ellos el de las viejas, traducidos al portugués, gracias a Albino Matos

3 comentarios:

P a t. dijo...

Enorme, Molinero :).

Asun y Miquel - Los megusta dijo...

Grande es poco, valiente y osado, en frente de tu inspiración, a grito pelado tu poema es un lujazo, quien hubiese estado allí para aplaudir tu intervención espontánea.
Como tu no hay nadie ;)

Paz Cornejo dijo...

¡Ole, las narices! Eso sí que es una intervención poética. Mi enhorabuena