11 de marzo de 2011

después del incendio

Ser el único que iba solo y el más viejuno del Café Teatro no fue impedimento para disfrutar del gran concierto que dio ayer FABIÁN. El leonés estuvo francamente bien, sobre todo acompañado del buen músico y mejor hombre-espectáculo Pepe Lotas López.
Únicamente eché en falta algún tema más, como triunfador o oh, tú, esta última definida por un anormal entre el respetable (ego sum) como una de las mejores letras del creador siendo este un tema instrumental.
La única pega fue que había pagado 17 euros por el cd que presentaba: después del incendio y otras cosas así + adios tormenta hace una semana y en la barra estaba el pack a 14 al no haber gastos de envío.

No hablo nunca de cómo escribo los poemas, porque seguramente no hay nada que contar. Tengo una mente anormal y pervertida, sólo eso.
Pero ayer, al volver a casa, que había que madrugar, y con el sitio de mi recreo de Antonio Vega versionado por Fabián en la cabeza, pensando el lo que me iba a costar levantarme hoy cuando sonara en la alarma del móvil la canción de Paul Mounsey que me llama a trabajar al sitio donde todavía no he cobrado, y lo bien que estaría de vacaciones en el lugar donde todo es BLANCO Y AZUL.
Este es el resultado de una vuelta a casa después del incendio



Paul Mounsey me avisaba
desde la alarma del móvil
de otro deber. Inexcusable, dicen.
Sus brazos opresores desafiaron un
no vayas al curro esta mañana azul.
Azul, porque es el color de los poemas
y las canciones de Antonio Vega.


No pasará nada.
Me dio refugio entre sus pechos donde esconde
gominolas de regaliz y sangre. Mi infancia. Mi muerte.
Entre sus piernas, el decorado en el que
Neil Armstrong clavó el mástil de una bandera extinta.


Y no pasó nada. En los telediarios, imágenes


de pueblos enteros agonizantes, víctimas
del odio privativo y primitivo de los humanos.
Y en telecinco autopsias en directo. Y en la oficina
los despojos de siempre, obcecados en evitar el camino
del camposanto donde descansan sus cenizas.

4 comentarios:

Céfiro dijo...

Ya sabes... después del incendio... cenizas.
Tuvo que ser la hostia "El sitio..." en la voz de Fabián. ¿Por qué no viene a Andalucía???

pringaud dijo...

ya sabes, céfiro, supongo que irá a donde le llamen. seguro que iría encantado.

Rufino U. Sánchez dijo...

El más viejuno?? Con lo bien que te conservas tú.

MA dijo...

Interesante mezcla de sentimientos.