28 de octubre de 2011

iré más allá

Bukowski hizo un poema sobre
un tacto rectal. Iré más allá. Diré
que conocí a una pecosa con la
constelación de Géminis en la ingle
izquierda a la que le sabía a horchata

el moco cervical. Tenía razón el
gordo cabrón, se puede hacer
poesía de cualquier cosa.

5 comentarios:

Neorrabioso dijo...

Me gusta el poema, mucho, aunque tengo dudas en algunos encabalgamientos abruptos. En general, el encabalgamiento se puede admitir como un recurso rítmico o sorpresivo, y en este poema creo que los de los tres primeros versos le hacen ganar pero el de la ingle / izquierda no sé qué aporta y también tengo dudas en los dos últimos.

Mucha frescura la tuya, abrazos

Céfiro dijo...

Eres osado. Atrevido. Valiente incluso. Es una sacudida tu poema. Coincido con neorrabioso en lo del encabalgamiento de la ingle izquierda aunque yo no soy quién para decirlo pues también me gusta abusar de los encabalgamientos.

Bruja Roja dijo...

Me recordó un poema que Ginsberg le escribe a su ano.

MA dijo...

¡Extraña mujer!
El poema, como casi siempre, sorprendentemente original.

Zorro dijo...

Verdad, originalidad, musicalidad, claridad, ingenio, brevedad...Un sinfín de cualidades que definen tu poesías. ¿Cuándo publicas el próximo libro? Quiero tenerlo pronto en papel, que eres mi poeta preferido. Deberías estar yua en todas las antologías y en la wikipedia. Deberían darte el premio de la crítica de este país y deberías empezar dar conferencias por todos los institutos y universidades de España, si no del mundo entero. Y es que estás a la altura de Nicanor Parra, Roque Dalton y otros grandes poetas de tu cuerda, pero tú eres joven y algún día superarás su nivel, si no lo has superado ya. Se te nota un gran bagaje de lecturas y eso, unido a tu facilidad natural para el poetizar, ha hecho que tu poesía haya llegado a su momento de mayor explosión. Por todo ello, ¿qué debo decirte? Gracias.